Vitamina B17: El Mayor Encubrimiento en la Historia del Cáncer

La frase “Deje que la comida sea su medicina y la medicina sea su comida” no podría ser más acertada en estos tiempos, especialmente por la discusión que hay actualmente en relación con el cáncer y nuestro estado de nutrición y salud. Entiendo que aventurarse en esta discusión puede ser delicado debido a que hemos permitido que los médicos dicten los casos actuales, las curas aceptables y los últimos tratamientos relacionados con el cáncer; mientras que los ciudadanos comunes sin un título médico se han rendido a ellos y pueden despertarse un día y descubrir que ellos (nosotros) tenemos cáncer de una forma u otra. Como nutricionista, siento que es mi deber abrir esta discusión a todos los presentes; no es ilegal (todavía) discutir sobre la curación a través de la nutrición.

Defiendo sin temor a equivocarme la creencia de que muchos tipos de cáncer, así como también muchos otros tipos de enfermedades que existen en la actualidad, se pueden curar con alimentos y elementos de la tierra. Lo que no quiero que usted se lleve de esto es la idea de que lo estoy animando a que abandone su tratamiento actual o a su oncólogo si actualmente se encuentra luchando contra el cáncer. Incluso creo, que es importante destacar uno de los mayores encubrimientos en la historia del tratamiento del cáncer, que está relacionado con un remedio y tratamiento poco conocido (para la mayoría de la gente) llamado Laetrile, también denominado vitamina B17.

Una de las mayores fuentes de concentración de vitamina B17 se puede encontrar en la semilla de la fruta que muchos de nosotros llamamos albaricoque. La semilla real se encuentra debajo del hueso duro del albaricoque. El agente anticancerígeno que se encuentra en la vitamina Laetrile B17, se conoce como amígdalina.

Vía: NaturesFirstPath.com

Pregunta: “Si la B17 es tan poderosa y útil para la eliminación del cáncer, ¿por qué los médicos modernos no la recetan como tratamiento?”

Respuesta simple: “Se conoce un control para el cáncer, que proviene de la naturaleza, pero no está ampliamente disponible al público porque no puede patentarse y, por lo tanto, no es comercialmente atractivo para la industria farmacéutica“. – G. Edward Griffin.

Entonces, una vez más, muchas personas permanecen como rehenes en la vida a costa de las patentes, los ingresos de ciertos médicos y una posible reducción de los centros de quimioterapia, que reduciría las ganancias de la industria farmacéutica. Lo que hace que la vitamina B17 sea tan poderosa es el hecho de que está compuesta de glucosa y cianuro de hidrógeno. La forma en que destruye activamente las células cancerosas es mediante la “inyección” de glucosa en la célula cancerosa. Luego, el cianuro y el benzaldahído de la glucosa crean un veneno dirigido que mata las células cancerosas. Esta forma natural de quimioterapia fue (y sigue siendo) considerada controversial. Muchos profesionales médicos afirman que la vitamina B17 es tóxica. Bueno, la última vez que lo revisé, tener cáncer (en cualquier forma) es tóxico en sí mismo y causa la muerte a diario. Lo único es que B17 es tóxico para las células cancerosas y un gobierno corrupto.

Así que aquí es donde entra el encubrimiento

Debido a que no fue aprobado por la FDA como tratamiento, médicos como John A. Richardson M.D. comenzaron a usarlo “ilegalmente” para tratar a pacientes en su clínica en San Francisco, y esto funcionaba notablemente mejor que los tratamientos ortodoxos. Su éxito con laetrile está documentado en Laetrile Case Histories: The Richardson Cancer Clinic Experience por John A. Richardson M.D. y Patricia Irving Griffin, R.N. Sin embargo, más tarde el equipo se vio obligado a minimizar los beneficios generales de B17, cuando se vieron enfrentaron a los que defendían los tratamientos convencionales contra el cáncer. La FDA luego fue dura en su ataque contra Laetrile. La FDA considera que Laetrile es una forma de tratamiento no aprobada e “ilegal” para que un profesional lo administre, por lo tanto, no se puede comprar Laetrile en los Estados Unidos, aunque usted puede comprar B17/amigdalina en forma de suplemento. También puede recolectar la semilla del albaricoque y consumirla a su discreción como agente anticancerígeno o incluso en medio de la lucha contra el cáncer (según lo informado por aquellos que triunfaron sobre el cáncer usando B17).

Un albaricoque cortado a la mitad para exponer su hueso. Las semillas se encuentran dentro del hueso. Vía:

Anna Kucherova | Shutterstock

“¿Qué pasaría si todos en el mundo comieran bien y además de esto supieran sobre los efectos curativos de B-17?”

Estoy seguro de que esta pregunta, es una que muchos de los que atacan los beneficios documentados de B17 no podrían responder. Indignado por el encubrimiento de B17 por parte de la FDA y la AMA, durante un período de 5 años entre 1972 y 1977, Sloan-Kettering realizó estudios sobre los beneficios anticancerígenos de B17, en los que se concluyó:

  1. Laetrile inhibe el crecimiento de tumores.
  2. Detiene la propagación (metástasis) del cáncer en ratones.
  3. Alivia el dolor relacionado con el cáncer.
  4. Actúa como preventivo del cáncer.
  5. Mejora la salud general del paciente con cáncer.

A uno de los investigadores de ese panel, el Dr. Kanematsu Sugiura, se le preguntó: “¿Se adhiere a su creencia de que el laetrile detiene la propagación del cáncer?” Él respondió excelentemente: “Me adhiero“. Pero luego, Sloan-Kettering despidió a uno de sus principales voceros sobre el tema, Ralph Moss, por informar sobre los hallazgos. Este tipo de comportamiento pasivo-agresivo cuando se trata de curas naturales para el cáncer solo perjudica al público en general.

Pero si bien una cosa es escuchar acerca de los ensayos clínicos de B17 y cómo elimina las células cancerosas, es totalmente diferente cuando personas reales se han curado de cáncer y viven para hablar de ello. Estas son personas que han luchado contra el sistema, tomaron el control de su destino y escucharon sus propios cuerpos. Para leer una de esas historias, la de Christopher Wark, haga clic aquí.

El Legado del Dr. Max Gerson

No haría ningún servicio o justicia contar la historia completa del Dr. Max Gerson en este documento. Pero lo que sí le diré, es que su legado continúa a través de su hija, Charlotte Gerson en San Diego. El centro de San Diego actúa como un punto informativo. El verdadero centro de tratamiento del cáncer se encuentra en Tijuana, México y Budapest, Hungría, debido a las leyes de los Estados Unidos sobre el tratamiento del cáncer. Incluso si usted no está 100% convencido de que algo de esto tiene alguna validez, aún debe conocer del Instituto Gerson y lo que el Dr. Max Gerson estaba haciendo por los pacientes de cáncer antes de ser marginado, despojado de su licencia médica y finalmente falsamente incriminado. Para saber más sobre la Terapia Gerson, haga clic aquí.

Semillas secas de albaricoque. Vía: JIANG HONGYAN | Shutterstock

Ser Proactivos en Nuestra Lucha Contra el Cáncer

La mejor medicina es la preventiva. No tengo que leer una larga lista de estadísticas. Si usted es estadounidense, y sigue una dieta estadounidense estándar o incluso si es un inmigrante que ha aceptado una dieta estándar de la sociedad actual, si hace muy poco ejercicio y realiza otras acciones corporales dañinas, entonces el cáncer lo persigue: eso es un hecho estadístico. Hay algunos casos en los que no importa lo que usted haga, el cáncer lo encontrará. Incluso si este es el caso, no es excusa para no ser proactivo y comenzar temprano a librarse incluso de la más mínima posibilidad de contraer cáncer en cualquiera de sus formas.

Así como el B17, también hay muchos otros alimentos naturales que han demostrado ser útiles para prevenir el cáncer. El consumo de semilla negra (Nigella sativa), gel de aloe, jugo de aloe, jengibre, chía, comino, lino, grandes cantidades de frutas y verduras crudas, cúrcuma, bayas de goji, hongos alimenticios (botón blanco, shitake, etc.), acelgas, ají, la espirulina, el pasto de trigo y el zumaque, todos son beneficiosos, al igual que el ayuno periódico. Muchas otras especias y alimentos a base de plantas han demostrado ser útiles en la lucha por mantener el cáncer a raya. Comer es una cosa, cómo vivimos y pensamos es otra. Medite a diario. No fume…

Todo lo que realmente tenemos en este mundo es el momento presente. En este momento presente, aprendamos sobre los tratamientos naturales no solo para enfermedades relacionadas con el cáncer, sino también para muchas otras enfermedades. ¿Por qué no se enseña nutrición de manera constante en la escuela de medicina? Es algo en lo que se debe pensar. Nunca es tarde para cambiar. No es demasiado tarde para recuperar el poder. Esto es por su salud.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*