¿Cómo puede la DHEA beneficiar su salud?

Senior Airman Michael Cossaboom, 20th Fighter Wing Public Affairs photojournalist, pretends to eat the sun during a sunrise in Asheville N.C., April 18, 2016. Finding ways to enjoy the workday keeps morale high for Airmen and their counterparts. (U.S. Air Force photo by Senior Airman Jensen Stidham)
  1. ¿Qué es la dehidroepiandrosterona (DHEA)?
  2. Elevando naturalmente los niveles de DHEA
  3. Uso médico
  4. Efectos secundarios
  5. Interacciones con la droga
  6. Riesgos

La dehidroepiandrosterona, más conocida como DHEA, es una hormona esteroide. Es producido de forma natural por el cuerpo y realiza una serie de funciones específicas.

Se ha investigado ampliamente por sus posibles efectos terapéuticos en diferentes situaciones.

A veces llamada “super hormona” y “fuente de la hormona juvenil”, la DHEA es una sustancia compleja que deja muchas cuestiones en el aire.

El cuerpo humano produce naturalmente la DHEA. Puede convertirse en una serie de hormonas, incluidos los andrógenos y los estrógenos, las hormonas sexuales masculinas y femeninas.

DHEA también está disponible en suplementos, fabricados sintéticamente utilizando productos químicos que se encuentran en la soya y el ñame silvestre. Sin embargo, consumir ñame silvestre o soja no permite que el cuerpo humano produzca más DHEA.

Los suplementos de DHEA afirman ayudar con una variedad de afecciones, que incluyen disfunción sexual, lupus, depresión, insuficiencia suprarrenal, cáncer cervical, atrofia vaginal y pérdida de peso. Los resultados de algunas investigaciones apoyan su uso.

Sin embargo, la efectividad de DHEA es polémico y rara vez está respaldada por evidencia científica. Además, la calidad de los productos en venta es poco consistente.

Información rápida sobre la dehidroepiandrosterona (DHEA):

  • DHEA es una hormona esteroide endógena, producida por las glándulas suprarrenales, las gónadas y el cerebro.
  • Su función no se entiende completamente, pero desempeña un papel importante en la síntesis del estrógeno y el andrógeno.
  • La Agencia Mundial Antidopaje clasifica a la DHEA como una sustancia prohibida en los deportes.
  • Comer ñame y soja no aumenta los niveles de DHEA en el cuerpo.
  • La DHEA ha sido probada para su uso en muchas enfermedades, como la depresión, la osteoporosis y el lupus, pero existe poca evidencia para confirmar sus beneficios.
  • Los efectos secundarios pueden incluir crecimiento adicional del vello en las mujeres y crecimiento de los senos en los hombres.
  • Las personas con enfermedades cardíacas, diabetes, ansiedad y otras afecciones no deben usar DHEA.

¿Qué es la dehidroepiandrosterona (DHEA)?

La DHEA es producida naturalmente por el cuerpo, pero también existen suplementos que se fabrican sintéticamente en laboratorios.

DHEA es una hormona esteroide endógena. Esto significa que el cuerpo lo hace de forma natural y estimula la acción de células o tejidos específicos.

También es conocido como androstenolone, 3β-hydroxyandrost-5-en-17-one y 5-androsten-3β-ol-17-one.

DHEA es una de las hormonas esteroides más abundantes en el cuerpo humano. Es producido por las glándulas suprarrenales, las gónadas y el cerebro.

Normalmente se encuentra en forma de sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS). El cuerpo mantiene el DHEAS en reserva y lo convierte en hormonas específicas cuando es necesario.

Es importante para crear hormonas sexuales de estrógeno y andrógeno y contribuye al desarrollo de los llamados efectos androgénicos, o masculinización. Estos cambios incluyen la producción de piel más grasa, cambios en el olor corporal y el crecimiento de axilas y vello púbico.

DHEA también puede tener otras funciones, por ejemplo, como un neuroesteroide. En este papel, afectaría directamente la excitabilidad neuronal.

Algunos dicen que la DHEA mejora el rendimiento deportivo. Hay poca evidencia que lo respalde, pero la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) prohíbe su uso en competiciones deportivas.

La producción de DHEA alcanza su punto máximo cuando las personas tienen entre 20 y 30 años, y luego disminuye. Esta es la razón principal por la que la DHEA se considera un químico importante en el proceso de envejecimiento y un objetivo potencial para los tratamientos antienvejecimiento.

El ñame silvestre y la soya contienen sustancias químicas que se pueden convertir en DHEA en un laboratorio. Sin embargo, el cuerpo no puede transformarlos de la misma manera. Comer soja o ñame no aumentará los niveles de DHEA.

La investigación sobre DHEA ha aumentado en los últimos años, pero aún quedan muchas preguntas sobre su efectividad y los posibles efectos adversos.

Dopaje en el deporte: ¿vale la pena?

Haga clic aquí para obtener más información sobre el dopaje en los deportes profesionales.

DHEA y el cerebro

DHEA puede actuar como un neuroesteroide, afectando directamente a objetivos dentro del cerebro.

Sus acciones aún no se comprenden completamente, pero algunos investigadores creen que ayuda a proteger las neuronas de toxinas y después de lesiones, como los accidentes cerebrovasculares.

Algunas investigaciones sugieren que puede contribuir al crecimiento de los nervios y que puede ayudar a reducir la inflamación y prevenir la muerte celular.

También puede regular el estado de ánimo. Por esta razón, se ha estudiado para el tratamiento de trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad y la depresión.

La investigación publicada en la revista Nature en 2013 encontró que la DHEA mejoró las conexiones entre la amígdala y el hipocampo y redujo los niveles de actividad en ambas regiones. Se cree que estos cambios contribuyen a mejorar el estado de ánimo y reducir la memoria para acontecimientos emotivas.

Algunos estudios han encontrado que los niveles naturalmente más altos de DHEA y DHEAS tienen un efecto positivo en algunos tipos de tareas cognitivas.

Un estudio realizado a mujeres de entre 21 y 77 años encontró que aquellas con niveles más altos de DHEAS de origen natural tenían mejor “función ejecutiva, concentración y memoria de trabajo”.

Cabe señalar que el experimento midió las DHEAS que ocurren naturalmente, y no con los suplementos.

Experimentos similares no han confirmado estos hallazgos, y algunos han producido resultados opuestos.

También existe la preocupación de que la DHEA puede desencadenar manía, psicosis y otros cambios en el estado de ánimo, especialmente en personas con trastorno bipolar y otros problemas de salud mental. No se recomienda el uso de DHEA junto con algunos medicamentos, incluidos antidepresivos, estabilizadores del estado de ánimo y medicamentos anticonvulsivos.

Elevando naturalmente los niveles de DHEA

DHEA se puede aumentar naturalmente en ciertas circunstancias.

Bajo restricción calórica, por ejemplo, las cantidades de DHEA aumentan. Por esta razón, algunos han sugerido que la restricción calórica podría aumentar la vida útil.

El ejercicio regular también aumenta la salida natural de DHEA del cuerpo.

Usos médicos

Durante la última década, la DHEA ha sido estudiada por su efectividad en el tratamiento de varias enfermedades y afecciones. Las tasas de éxito han variado.

Densidad ósea

Algunas enfermedades causan una reducción en la densidad ósea. Algunas investigaciones sugieren que elevar artificialmente los niveles de DHEA ayuda a aumentar la densidad ósea, especialmente en las mujeres.

Sin embargo, no todos los estudios han producido resultados positivos.

Depresión

La depresión se ha relacionado con niveles bajos de DHEA en la sangre. Hay evidencia de que la DHEA podría ayudar a aliviar los síntomas de la depresión.

Una revisión de la investigación publicada en 2014, sugirió que la DHEA podría mejorar los síntomas de la depresión en personas con esquizofrenia, anorexia nerviosa, VIH e insuficiencia suprarrenal.

Sin embargo, no se recomienda el uso de DHEA con medicamentos comúnmente utilizados para tratar estas afecciones.

Pérdida de peso

Algunas evidencias sugieren que la DHEA puede ayudar a reducir el peso en pacientes mayores que sufren de afecciones metabólicas.

Una revisión en 2013 concluyó que “la suplementación con DHEA en hombres de edad avanzada puede inducir un efecto positivo, pequeño pero significativo, en la composición corporal”.

Sin embargo, esto solo puede suceder si el cuerpo puede convertir la DHEA de los suplementos en andrógenos o estrógenos. El efecto sobre las personas más jóvenes con exceso de peso no se conoce.

Anorexia nerviosa

Un pequeño estudio de 26 personas con anorexia nerviosa encontró que aquellos que tomaron 100 miligramos (mg) de suplementos de DHEA durante 6 meses vieron un aumento en el índice de masa corporal (IMC) y también mejoras en el estado de ánimo.

Insuficiencia suprarrenal

Esto sucede cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas esteroides, incluida la DHEA.

La suplementación con DHEA puede reducir los síntomas de insuficiencia suprarrenal, pero los efectos secundarios pueden ser sustanciales. Se necesita evidencia adicional para confirmar su efectividad en general.

Lupus

Este es un trastorno autoinmune que afecta la piel y los órganos. Los niveles de DHEA son más bajos de lo normal en mujeres con lupus. Algunas investigaciones muestran que la DHEA mejora una serie de síntomas de lupus.

Función Sexual

Algunos estudios sugieren que la DHEA puede ayudar a las personas con deficiencias en la función sexual, la libido y la disfunción eréctil. Sin embargo, otros resultados no han sido concluyentes.

El efecto parece ser más significativo en las mujeres que han pasado por la menopausia.

Una revisión de la evidencia publicada en 2012 concluyó que “la administración de DHEA no es útil para mejorar la función sexual masculina”.

Envejecimiento

Evidence that DHEA supplements could help stave off age-related changes is weak or unproven.

There may also be side effects, such as a reduction in “good” HDL cholesteroland heart palpitations.

La evidencia de que los suplementos de DHEA podrían ayudar a evitar los cambios relacionados con la edad es débil o no está probada.

También puede haber efectos secundarios, como una reducción del colesterol “bueno” HDL y de las palpitaciones cardíacas.

El VIH

Algunos estudios han sugerido que la DHEA podría ayudar a prevenir la replicación del virus VIH y reforzar el sistema inmunológico, pero los autores de al menos un estudio  publicado en 2007, encontraron que no tenía estos efectos.

Los investigadores no recomendaron su uso rutinario como terapia adicional para las personas con VIH.

Cáncer Cervical

Los resultados de las investigaciones de laboratorio sugieren que la DHEA puede inhibir la proliferación de células de cáncer cervical y que podría proteger contra la migración de células cancerosas.

Fuerza muscular

Los atletas a veces usan DHEA para aumentar la fuerza muscular, pero hay falta de evidencia que apoye este uso.

Algunos atletas usan o han usado DHEA para aumentar la fuerza muscular.

En las personas mayores, hay una pequeña cantidad de evidencia débil que apoya este tipo de efecto. La mayoría de los estudios, especialmente en adultos, han encontrado poco o ningún resultado.

DHEA está ampliamente disponible para comprar sin receta, pero existe poca evidencia que respalde su seguridad o efectividad.

Efectos secundarios

Muchas fuentes desaconsejan el uso de DHEA, especialmente sin buscar primero consejo médico, debido a los posibles efectos secundarios.

DHEA afecta el sistema endocrino, lo que significa que afecta la actividad hormonal. Los cambios hormonales pueden afectar a una variedad de sistemas corporales. Como resultado, es posible una amplia variedad de efectos secundarios.

Además, la DHEA no se ha probado ni se ha utilizado ampliamente durante un largo período de tiempo, por lo que no está claro cuáles podrían ser los efectos a largo plazo.

Los efectos secundarios parecen variar en diferentes grupos de edad y entre las enfermedades.

Incluyen:

  • insuficiencia respiratoria aguda
  • ansiedad, agitación, nerviosismo, inquietud y comportamiento agresivo
  • sangre en la orina
  • dolor de pecho y ritmo cardíaco anormal
  • sensación de rastreo en el cuero cabelludo
  • mareos
  • diarrea
  • problemas oculares
  • fatiga
  • dolor de cabeza
  • cambios de humor y alteraciones emocionales
  • insomnio
  • sudores nocturnos
  • manía en personas con trastorno bipolar
  • erupciones
  • aumento de peso
  • presión arterial baja
  • acné
  • problemas de sangrado y coagulación de la sangre

El DHEA podría afectar a hombres y mujeres de manera diferente.

Efectos secundarios en mujeres

Las mujeres pueden experimentar lo siguiente:

  • talla de pecho más pequeño
  • tono de voz más grave
  • genitales más grandes
  • menstruación irregular o anormal
  • aumento de la descarga
  • piel grasosa
  • aumento del crecimiento del cabello

Efectos secundarios en hombres

Los hombres pueden experimentar lo siguiente:

  • testículos más pequeños
  • urgencia para orinar
  • agrandamiento o sensibilización de senos

Una nueva versión de DHEA, conocida como 7-keto-DHEA, es un subproducto natural de DHEA. Debido a que el 7-keto-DHEA no se convierte en hormonas esteroides en el cuerpo, el riesgo de algunos de los efectos secundarios hormonales se reduce.

Si bien se ha promovido la 7-keto-DHEA para ayudar a perder peso, construir músculo y estimular el sistema inmunológico, la evidencia que respalda cualquiera de estas afirmaciones es limitado.

Interacciones con la droga

DHEA puede interactuar con una gama de medicamentos. Es importante pedir consejo profesional antes de usarlo.

Los medicamentos a menudo interactúan entre sí. La DHEA tiene un papel complejo, y puede ocurrir una variedad de interacciones cuando se usa con otros medicamentos.

Cualquier persona que esté considerando tomar suplementos de DHEA debe hablar primero con un médico.

Se requiere precaución especial cuando se usa DHEA junto con cualquiera de los siguientes medicamentos o sustancias:

  • medicamentos para el corazón, como el beta bloqueante Propranolol, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), bloqueadores de los canales del calcio y los glucósidos cardíacos
  • metformina, comúnmente utilizada por las personas con diabetes
  • medicamentos que afectan los niveles de estrógeno, como píldoras anticonceptivas y antiestrógenos, por ejemplo, anastrozol
  • antidepresivos, como bupropión, mirtazapina, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) e inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), como la venlafaxina (Effexor XR)
  • clozapina y otros antipsicóticos, ya que la DHEA podría reducir su efectividad
  • Litio y fenotiazinas, utilizados para algunas afecciones de salud mental
  • medicamentos anticonvulsivos, como la carbamazepina (Tegretol) y ácido valproico (Depakene)
  • Vacuna de Bacillus de Calmette y Guérin (BCG)
  • Sedantes como el Triazolam (Halcion), ya que la DHEA puede deprimir el sistema nervioso central (SNC), lo que lleva a una baja respiración y frecuencia cardíaca.
  • Agentes de unión al ácido gamma-aminobutírico (GABA)
  • Morfina y antagonistas opioides.

Mental Health America también advierte contra el uso de DHEA con:

  • otros esteroides
  • medicamentos y hierbas que afectan los niveles de azúcar en la sangre
  • anticoagulantes, como la warfarina (Coumadin)
  • hierbas con efectos hormonales, como la alfalfa y la Sanguinaria
  • hierbas con efectos antiplaquetarios como el ginseng
  • cualquier medicamento o hierba que pueda afectar el ritmo cardiaco

También puede interactuar con soja, alcohol, regaliz, cromo y fibra.

DHEA must be avoided with testosterone therapy, as it can lead to a low sperm count and enlarged breasts in men and in male characteristics in women.

This list is not exhaustive. It is important to speak to a health provider before using DHEA.

La DHEA debe evitarse con la terapia de testosterona, ya que puede conducir a un recuento bajo de espermatozoides y agrandamiento de los senos en los hombres y en las características masculinas en las mujeres.

Esta lista no es exhaustiva. Es importante hablar con un médico antes de usar DHEA.

Riesgos

Las personas con los siguientes riesgos o condiciones deben tener especial cuidado al considerar DHEA:

  • un mayor riesgo de cáncer de próstata, hígado, mama u ovario
  • un mayor riesgo de infecciones del tracto urinario
  • trastornos de la tiroides o estar recibiendo terapia hormonal tiroidea
  • diabetes, ya que la DHEA puede afectar los niveles de azúcar en la sangre
  • enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular
  • niveles bajos de colesterol “bueno” HDL
  • altos niveles de triglicéridos
  • trastornos hemorrágicos
  • hiperplasia benigna de próstata (HBP)
  • trastornos de la sudoración
  • ansiedad o depresión
  • dolor en las articulaciones
  • trastorno por estrés postraumático (TEPT) o trastornos del sueño
  • trastornos autoinmunes o están utilizando inmunosupresores
  • trastornos psiquiátricos asociados a la manía

Los suplementos de DHEA no deben tomarse durante el embarazo o durante la lactancia. Los niños no deben usarlo.

DHEA es una sustancia química complicada con muchas funciones. En el futuro, se podría utilizar en una gran variedad de tratamientos. Por ahora, sin embargo, es mejor tener cuidado al usarlo, ya que hay una falta de certeza con respecto a su seguridad y eficacia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*